ANA y DAVID, una historia de amor

Os voy a contar una historia de amor, y no solo entre Ana y David (que también) si no entre Ana y su trabajo y yo.

pedida-de-mano-sweet-emotion01

pedida-de-mano-sweet-emotion 02

Conocí a Ana el mismo día que abrió Muchachita Patisserie, una pastelería americana de esas que dejan sin sentido. Me enteré de que abría, conocí su trabajo por internet, me parecía que era excelente y me presenté allí para conocerla a ella y llevarme unos cupcakes y ver si realmente estaban buenos… Que siempre tendemos a pensar “tan bonito no puede estar bueno”… Pues sí! Estaban deliciosos y los acabados de sus tartas eran igual de buenos en directo.
El caso es que empezamos a colaborar para bodas, bautizos, comuniones, cumples…y a día de hoy Ana no me ha defraudado, ni como profesional ni como persona. Trabajamos muy bien juntas y nos reímos muchísimo. Además de considerarla una compañera ahora la considero una gran amiga!

Allá por finales de abril, hace ahora justo un año, un día Ana me llamó y me dijo “he pensado que igual me caso, ¿qué te parece?”
Por supuesto que mi respuesta fue un “sí, quiero!!” gigante y empezamos a tramarlo todo… Normalmente soy peligrosa tramando historias bonitas sola y necesito que a veces alguien me pare los pies. Bien, pues con Ana todo se multiplica por 100 y no hay límites que valgan!
Antes de nada encontramos el sitio perfecto para ellos, ideas y mas ideas… Y la fecha! Ana no quería esperar un año y pico para casarse, así que encontramos la fecha ideal en agosto, a poco más de 3 meses!

Hacía un tiempo David, nuestro otro prota, le había pedido matrimonio a Ana, pero por circunstancias se había ido retrasando y había quedado casi en el olvido. Y ahora Ana quería darle una sorpresa y “devolverle” esa petición de una forma especial. Tengo que decir que en la mayoría de los casos las pedidas de mis parejas vienen ya dadas, y en este caso preparar una así de especial, para ellos, de ella hacia él… ¡más que un trabajo fue una maravilla! Gracias Ana por confiarme este momento tan especial.

Cuando tuvimos casi todo lo importante atado para que la boda se pudiera celebrar, preparamos la sorpresa para David.
Para ello le contó que íbamos a hacer una sesión de fotos con Noelia Jiménez de sus tartas (por cierto, estas maravillosas fotos son de ella), y Ana le invitó a que cuando llevásemos avanzada la sesión viniera a merendar con nosotras tres, la hermana de David y la hija de los dos (nuestras cómplices)

Elegimos un convento abandonado en ruinas para montar nuestro sarao, seleccionamos los momentos decisivos de su relación en fotos y creamos pequeñas escenas que colgamos entre las ventanas pobladas de hiedra, con la gran sorpresa al final del camino.

pedida-de-mano-sweet-emotion 03

pedida-de-mano-sweet-emotion 04

pedida-de-mano-sweet-emotion 05

pedida-de-mano-sweet-emotion 06

pedida-de-mano-sweet-emotion 07

pedida-de-mano-sweet-emotion 08

pedida-de-mano-sweet-emotion 09

pedida-de-mano-sweet-emotion 10

pedida-de-mano-sweet-emotion 11

pedida-de-mano-sweet-emotion 13

pedida-de-mano-sweet-emotion 14

pedida-de-mano-sweet-emotion 15

pedida-de-mano-sweet-emotion 16

pedida-de-mano-sweet-emotion 17

pedida-de-mano-sweet-emotion 18

pedida-de-mano-sweet-emotion 19
Una vez teníamos todo listo vino David y Ana salió a buscarle…
Entraron juntos y entonces David se encontró el camino de fotos en las paredes. Las fueron viendo juntos y… creo que sus caras lo dicen todo y no tengo que explicaros cuanta emoción junta en ese momento!
Cuando llegaron al final les esperaba un bastidor con sus alianzas. Ella le colocó a David la suya y entonces él echó rodilla al suelo para ponérsela a Ana. Chicas, ¿morís de envidia o no?

pedida-de-mano-sweet-emotion 20

pedida-de-mano-sweet-emotion 21

pedida-de-mano-sweet-emotion 22

pedida-de-mano-sweet-emotion 23

pedida-de-mano-sweet-emotion 24

pedida-de-mano-sweet-emotion 25

pedida-de-mano-sweet-emotion 26

pedida-de-mano-sweet-emotion 0

pedida-de-mano-sweet-emotion 27

pedida-de-mano-sweet-emotion 28

pedida-de-mano-sweet-emotion 29

pedida-de-mano-sweet-emotion 30

pedida-de-mano-sweet-emotion 31

pedida-de-mano-sweet-emotion 32

pedida-de-mano-sweet-emotion 34

pedida-de-mano-sweet-emotion 35

pedida-de-mano-sweet-emotion 36

pedida-de-mano-sweet-emotion 37

Y no se quedó ahí la cosa, no! Cuando salieron a donde estábamos todos los demás esperándoles, Emma, su hija, les esperaba con un marquito con la frase “mis papás se casan”.

Y claro, no habíamos engañado del todo todo a David! Montamos una merienda riquísima con las tartas de Ana y celebramos a lo grande la noticia.

pedida-de-mano-sweet-emotion 39

pedida-de-mano-sweet-emotion 40

pedida-de-mano-sweet-emotion 41

pedida-de-mano-sweet-emotion 42

pedida-de-mano-sweet-emotion 43

pedida-de-mano-sweet-emotion 44

pedida-de-mano-sweet-emotion 45

pedida-de-mano-sweet-emotion 46

pedida-de-mano-sweet-emotion 47

pedida-de-mano-sweet-emotion 51

Muy pronto os contaremos cómo fue esta boda, desde luego la boda más diferente y única que hemos hecho… Si no queréis perderos el post podéis seguidnos desde nuestra página de facebook.
Esperamos que hayáis suspirado un poquitito con esta historia de amor ¡Hasta dentro de poco!

3 Comentarios

  1. by Sara on 22 abril, 2015  10:53 am Responder

    ¡Precioso!

  2. by Arantxa on 26 abril, 2015  12:50 pm Responder

    Una historia absolutamente bella. He disfrutado mucho leyéndola y viendo las fotos.

    Un besito.

    http://ametsstyle.blogs.elle.es/

  3. Pingback : Ana y David, una boda en el museo Sweet Emotion

Responder a Sara Cancelar respuesta

Your email address will not be published.