Recuerdo de comunión de Marcos

Hace un tiempito hicimos un regalo de recuerdo de comunión para un niño la mar de majete!
Pensamos en algo que fuera útil, nada de figuritas que la gente dejara en el armario, ni cosas que te canses a los dos días, ni cosas que sirvan para chicas pero no para chicos… conclusión: una taza chulísima para desayunos cañeros y diseñada a medias con el propio homenajeado!

Digo a medias porque Marcos y yo nos pusimos mano a mano con el dibujo…
Primero hicimos una clase de dibujo en la que él se hizo un autorretrato, dándole unas pautas básicas de dibujo de personitas, él se dibujó a sí mismo como veis! Con el traje que llevaría el día de su comunión y sus pequitas y tupé ¿es o no es un artista este Marcos?
Además, buscamos un mensaje chulo que sirviera tanto para el día de su comunión, tanto para cualquier día que utilicen la taza! Nosotros le dimos color y compusimos todo… y voilà!

Y lo rematamos con la dedicatoria que les escribió y reprodujimos en una tarjetita con forma de galleta. ¡Y su firma!… ¡qué decir de la firma! Me lo pasé en grande en esa «clase», pero es que ya en el momento «firma», me moría de la risa!

Un placer hacer regalos con tan buen rollo en el que el propio niño es el artista!

Deja una respuesta

Your email address will not be published.